Cargo Aircraft and Container
Cargo Aircraft and Container

Transportando salmón de Chile al mundo

Productos frescos y en su destino en el menor tiempo posible, son los atributos más importantes que se deben cumplir al transportar uno de los perecibles destacados del negocio de carga: el salmón de Chile.

Las filiales de carga del Gurpo LATAM Airlines transportan salmón a más de 30 países, siendo los destinos principales Estados Unidos y Brasil.

La travesía comienza en el sur de Chile, en las cercanías de Puerto Montt y Chiloé, para luego terminar en las mesas de distintos países alrededor del mundo.

Conozca más sobre la producción y el transporte de este cotizado producto.

Chile, específicamente la zona sur, posee características propias que favorecen la producción de salmón a gran escala y con altos niveles de calidad. Sus recursos naturales entregan condiciones hidrográficas óptimas, temperaturas del agua adecuadas y estacionalidad inversa respecto al resto de las zonas productoras. Su clima y condiciones naturales son excepcionales para el cultivo del salmón, al poseer grandes ventajas originadas en su temperatura, PH, pureza y niveles de oxígeno de sus aguas.
El salmón de Chile se da en las aguas del Pacífico Sur, consideradas como unas de las más puras y descontaminadas del mundo. La influencia de la corriente de Humboldt enfría sus aguas generando condiciones únicas para la vida marina, albergando una gran variedad de especies.
Al año, LATAM Airlines Group y sus filiales de carga transportan más de 50 mil toneladas de salmón a más de 30 países, siendo los destinos principales Estados Unidos y Brasil. En el caso de éste último, el producto representa más del 50% del volumen de carga que se transporta desde Chile hacia Brasil.
Todo comienza en otoño del hemisferio sur con la fertilización, proceso que se realiza a una temperatura de 10°C. Posteriormente, se desarrolla el proceso de incubación en agua dulce hasta que completen su desarrollo. Realizada en condiciones de penumbra o semi penumbra, esta etapa es muy delicada, ya que requiere de aguas limpias y bien oxigenadas.
Luego de la incubación, el salmón juvenil inicia su alimentación. En esta etapa aumenta su crecimiento rápidamente por sus requerimientos nutricionales. Luego, en la primavera del año siguiente, los colores del salmón se tornan plateados, verde y pardo y su conducta cambia a la de cardumen.
Los peces son trasladados al centro de engorda hasta que, pasados entre 12 ó 18 meses, alcanzan un promedio de 4,5 kilos de peso. Luego de esto, se inicia la cosecha en la que los peces son separados por tamaño y se selecciona a los que serán extraídos.
Tras esto, son llevados a la planta de proceso donde se comienza a dar forma a los distintos productos que serán exportados según su destino.
Se completa un ciclo productivo del salmón y se inicia una nueva etapa: el transporte hacia los diferentes mercados. Para esto, los productores dejan el salmón en manos de las oficinas de LAN CARGO en Santiago, quienes se encargan de transportarlo a través de la red carguera en aviones a diferentes destinos. Esta etapa del proceso es muy importante, ya que se debe manipular y acondicionar el producto de tal forma que no pierda la temperatura ni se altere la cadena de frío.
Tras este riguroso proceso de producción y transporte, el salmón de Chile llega a las distintas tiendas, supermercados y restaurantes del mundo, con la frescura y el sabor exigido por los clientes. Dentro de las preparaciones más populares están sushi, carpaccio y ceviche, además de recetas más tradicionales en el horno, a la parrilla o a la plancha.
Durante el 2013, LATAM Airlines Group y sus filiales transportaron más de 55 mil toneladas de salmón, de las cuales más de 50 mil llegaron a Estados Unidos y alrededor de 2 mil a Brasil. El resto fue transportado dentro de América Latina, Europa y Oceanía.